Los cuatro ojos de Wicca. Suite sinfónica

  • Néstor Uriel Rojas Melo Universidad Pedagógica Nacional y Universidad INNCA de Colombia
Publicado
2018-06-28

Dentro de la grata experiencia de cursar la Maestría en Música de la Universidad Javeriana de Bogotá, y como resultado de asumir el reto que implica verse a sí mismo desde otras ópticas como compositor, surgió un trabajo que me hizo reflexionar especialmente sobre mi obra: hacer una breve biografía artística de mi carrera como compositor. Este ejercicio de carácter reflexivo me obligó a revisar diez y ocho años de quehacer profesional y de acercamiento a múltiples géneros y disciplinas en la música.

La descarga de datos todavía no está disponible.
Néstor Uriel Rojas Melo, Universidad Pedagógica Nacional y Universidad INNCA de Colombia

Arreglista, guitarrista y productor musical bogotano. Magister en Música de la Pontificia Universidad Javeriana en el énfasis de Composición. Maestro en artes musicales con énfasis en composición y arreglo de la Academia Superior de Artes de Bogotá. Actualmente se desempeña como docente universitario de la Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad incca de Colombia. Adicionalmente en los últimos dos años se desempeña como perito especializado para acodem en casos relacionados con el derecho de autor de obras musicales. Desarrolla un trabajo permanente en composición y orquestación de bandas sonoras para largo y cortometrajes. Entre ellos participó en la orquestación de la banda sonora para la película apaporis, del director Antonio Dorado, película que ganó el premio Macondo a Música (2012).

Rojas Melo, N. U. (2018). Los cuatro ojos de Wicca. Suite sinfónica. (pensamiento), (palabra). Y Obra, (20). https://doi.org/10.17227/ppo.num20-8164

Dentro de la grata experiencia de cursar la Maestría en Música de la Universidad Javeriana de Bogotá, y como resultado de asumir el reto que implica verse a sí mismo desde otras ópticas como compositor, surgió un trabajo que me hizo reflexionar especialmente sobre mi obra: hacer una breve biografía artística de mi carrera como compositor. Este ejercicio de carácter reflexivo me obligó a revisar diez y ocho años de quehacer profesional y de acercamiento a múltiples géneros y disciplinas en la música.

El resultado de este ejercicio me llevó a tomar la decisión de construir un catálogo de mis obras. Escuché y seleccioné las piezas que había realizado desde el año 2000, compilando más de cincuenta obras grabadas en el ámbito profesional, tarea que me permitió ver constantes en el estilo que se iba perfeccionando, e identificar temáticas recurrentes a través de los años. Uno de los temas que se repetía con mayor vitalidad era "el miedo", esa fuerza, que está tan presente en la naturaleza y que nos afecta a todos de manera determinante.

Paralelamente a este proceso, fui elegido por el área de composición de la maestría, para asumir el reto de crear la música original para Wicca, una película colombiana que logra combinar el terror y el suspenso en un script basado en una historia real. Este reto se convirtió en la semilla para realizar mi trabajo de grado y permitió profundizar en la temática de "el miedo" desde otras ópticas, entre ellas su estética en el cine, los compositores representativos dentro de esta industria y adentrarme, mediante el análisis, en la obra de grandes creadores de la música para cine como Bernard Herman, cuya música me habían atraído desde el inicio de mi carrera. Finalmente quisiera terminar con una frase de la primera película de una de las trilogías más vistas del director británico Christopher Nolan: "Para dominar los miedos ajenos, primero hay que vencer los propios." (Batman Begins, 2005).

Como resultado de mi trabajo de grado para obtener el título de Magister en Música en el énfasis de composición con calificación de 5.0 en la Maestría en Música de la Pontificia Universidad Javeriana y la distinción de la misma como grado meritorio por decisión unánime de los cuatro jurados, nace la Suite para Orquesta Los Cuatro Ojos de Wicca, el cuarto movimiento de esta Suite, Aquelarre, será la obra para Orquesta Sinfónica que veremos a continuación.

Se partió de la pregunta ¿cómo crear una suite que colabore en la búsqueda del tono dramático para la película "Wicca", la cual aún no ha sido filmada? El no tener este registro fílmico constituyó uno de los retos más difíciles de enfrentar a nivel creativo, ya que es uno de los elementos necesarios para la creación de música original dentro del ámbito del compositor y la industria relacionada, y aunque no es una circunstancia ajena al trabajo que he venido desarrollando como compositor, sí plantea preguntas con relación a los métodos usuales de creación de música original, en donde tener la película completa se ha convertido en el insumo principal para dar inicio a la creación de la música.

Para dar respuesta a la pregunta y poder superar el reto, tome como base tres elementos: en primer lugar, el guión argumental, puesto que el script final se terminó de ajustar en un tiempo posterior a la creación de la música; en segundo lugar, se realizaron varias entrevistas con el director de la película, y finalmente, se realizaron análisis de diferentes referentes musicales, entre ellos varias obras enmarcadas en sound tracks propuestas por el director, y otras, resultado de una investigación sobre el género cinematográfico específico. Realicé entonces, un estudio de cuatro espacios narrativos del argumento y de varios referentes del género musical cinematográfico, los cuales fueron importantes para la creación de las piezas.

Los cuatro momentos analizados se caracterizan por ser segmentos claramente diferenciados dentro del guión y que tienen un carácter emocional propio. El primero muestra la relación amorosa; el segundo, la ruptura con la realidad y la aparición de la brujería; el tercero la revelación de la bruja, y el cuarto, el enfrentamiento. En consecuencia, la Suite se organiza en cuatro movimientos: Entrada (Opening), El entierro (Acción), Inmersión (Suspenso), y Aquelarre (Endingy Tema principal), los cuales responden las necesidades narrativas, generando así el insumo estético fundamental para darle un carácter diferencial a la música de la película.

El cuarto movimiento de la suite titulado Aquelarre nos servirá para acercarnos a la música y su relación con las necesidades del guion argumental. Tomando como referencia la cuarta parte del estudio del guion argumental "El enfrentamiento" y la escena final, se construyó este tema que tiene una gran importancia con relación a la propuesta presentada al director ya que concreta el tono dramático, haciendo uso de los recursos compositivos utilizados y de los leitmotives de los personajes principales. Este movimiento se encuentra inscrito en el nivel espacial de las emociones del personaje y del espectador por lo cual, en el desarrollo del proceso compositivo, se aprovechó el vínculo empático dentro de los sentimientos que están viviendo los personajes principales y el público. Dentro del nivel de las acciones está inmerso en la lucha final, lo cual aportó tintes de acción a la música.

Por otra parte, tanto la función argumental como la narrativa son vitales en esta pieza, ya que resumen los eventos e invitan a dar un cierre característico. Adicionalmente, se propone como tema principal ya que sintetiza las ideas musicales que se han expuesto en la Suite. Al ser el tema principal, abre la posibilidad de ser probado mediante la sincronización en varias escenas relacionadas cuando se tenga el registro fílmico, a pesar de tomar como referente la escena final, en especial será probada en los créditos finales o en el cross ending.

Su función narrativa es reforzada mediante un alto porcentaje de recursos a nivel dramático en la música, el principal de los cuales fue el enfrentamiento y yuxtaposición de los leitmotivs como representación musical de la lucha entre los personajes principales en la escena. En el nivel espacial de las emociones se tomaron como referencia el suspenso ascendente, el terror y el enfrentamiento.