Editorial

  • Revista Pensamiento, palabra y Obra Universidad Pedagógica Nacional
Publicado
2018-01-01

¿Para qué publicar resultados de investigación o artículos producto de la reflexión de profesores y estudiantes de la universidad y de sus pares tanto nacionales como internacionales? Es la pregunta que surge por estos días, cuando Colciencias cambió el modelo de indexación de revistas científicas. Como revista, siempre nos acompañó el deseo de viabilizar y divulgar el pensamiento que sobre educación artística, gestión cultural, y sobre las múltiples relaciones que se pueden establecer entre arte y pedagogía y/o ética y estética producían los actores de nuestra institución y el consecuente debate que se establecía con sus mencionados pares.

La descarga de datos todavía no está disponible.
Pensamiento, palabra y Obra, R. (2018). Editorial. (pensamiento), (palabra). Y Obra, (19). https://doi.org/10.17227/ppo.num19-7383

¿Para qué publicar resultados de investigación o artículos producto de la reflexión de profesores y estudiantes de la universidad y de sus pares tanto nacionales como internacionales? Es la pregunta que surge por estos días, cuando Colciencias cambió el modelo de indexación de revistas científicas. Como revista, siempre nos acompañó el deseo de viabilizar y divulgar el pensamiento que sobre educación artística, gestión cultural, y sobre las múltiples relaciones que se pueden establecer entre arte y pedagogía y/o ética y estética que producían los actores de nuestra institución y el consecuente debate que se establecía con sus mencionados pares; además, bajo el convencimiento de que el arte y la pedagogía artística tenían mucho que decirle al país en estos momentos, no solo en términos de formación ciudadana, sino, porque

[...] vemos la educación y el arte como acontecimientos (Deleuze, lidad y divulgación de2005), en sentido heideggeriano (1997) como “ámbito oscilante, mediante el cual hombre y ser se alcanzan uno a otro y alcanzan lo suyo esencial” (p. 89), […] El arte como acontecimiento es fundante de nuevos sujetos, por ello es en sí mismo un “acto en potencia”, imaginémonos entonces, toda la carga simbólica de transformación que él conlleva. (Editorial, 2017, p. 3).

Además, como para nuestra facultad

[...] la experiencia educativa comparte con la experiencia estética el efecto de alterar sensibilidades, emociones e intelectos, transformar las subjetividades a propósito de la ruptura creada por el acontecimiento. Como se trata de generar futuro vivible, un escenario cada vez más posible de Paz exige reconfigurar el proyecto educativo de la nación considerando volver a la persona, a la producción de sentido estético de sí, al reconocimiento, la aceptación propia y ajena, la construcción simbólica de la reparación y el acercamiento al Otro. (Editorial, 2017, p. 3).

Para eso publicamos la revista y se indexó para visibilizar este pensamiento. Así funcionamos durante nueve años de existencia, tratando de mejorar las prácticas editoriales para mantener la indexación que había obtenido Pensamiento, Palabra y Obra; y porque era importante para la Facultad de Artes de la Universidad Pedagógica liderar dicho pensamiento a nivel nacional y contrastarlo con aquel que producían sus pares internacionales, sobre todo latinoamericanos, y se publicó suficientemente en portugués por considerar que era la otra lengua del continente con cuyos hablantes deberíamos entrar en diálogo.

Aparece el nuevo modelo, la revista pierde la indexación (cuenta con un índice Hirsch, H5 = 2). Surgen, entonces, algunas preguntas, todas relacionadas con una sensación de contradicción en las medidas emanadas por el índice Publindex de Colciencias, dado que, a pesar de compartir el diagnóstico de Colciencias: “Las revistas científicas reflejan de una cierta manera la dinámica de las ciencias y de las instituciones y sus investigadores; pero, también de la relación que cada disciplina mantiene consigo misma, con las demás disciplinas, y con la sociedad” (Colciencias, 2016, p. 5); pero, ¿cómo lograrlo? Si según la prueba diagnóstica realizada por Publindex, de las revistas avaladas por instituciones, solo el 21,96 % pasaron a la fase iii, en donde serán ubicadas en los diferentes cuartiles, o sea, fueron excluidas del sistema muchas revistas indexadas que se presentaron a la prueba y que hubieran podido dar cuenta de dichos desarrollos de las instituciones y sus investigadores.

Pérdida de espacios que cuestiona, aún más, los objetivos planteados por el nuevo modelo:

[…] la presente política plantea dos objetivos principales. El primero de ellos es aumentar la participación de los investigadores nacionales en revistas científicas incluidas en índices citacionales de alto impacto. El segundo objetivo, es aumentar la presencia de las revistas científicas nacionales en los índices citacionales y bases de datos con alto impacto científico. (Colciencias, 2016).

No queda claro cómo van a alcanzar dichos objetivos, dado que, si en la práctica se reduce la base de revistas indexadas, cada vez se hará más difícil que estas logren ser incluidas en índices citacionales y bases de datos, y mucho menos, los investigadores nacionales. Lo cuestionable es si el nuevo modelo permite obtener dichos objetivos o si la estrategia debió ser otra, una que siguiera garantizando el impacto de dicha producción científica o artística, pero midiéndola de otra manera, en términos más académicos y sin cerrar espacios. Un sistema de medición que tuviera en cuenta aspectos como los desarrollos epistemológicos, filosóficos, pedagógicos, contextuales y prácticos de las diferentes disciplinas; la pertinencia y pertenencia social; el cómo entendemos lo público en una universidad pública; a quien le damos "voz", o la importancia de la "obra" en artes.

Todavía queda en el aire la pregunta: ¿no había otra manera de aumentar la presencia de las revistas científicas nacionales en los índices citacionales o en las bases de datos de alto impacto científico? No es fácil la respuesta, como tampoco es fácil adivinar cómo las revistas van a "ganar nuevos espacios y audiencias para los resultados de su actividad investigativa" (Colciencias, 2016) si se "invisibilizan", o cierran en este caso, revistas que además ya habían sido indexadas por la calidad y la pertinencia de sus buenas prácticas editoriales. ¿No será que al Estado le preocupa la fuga de recursos dirigidos a profesores que publican en revistas indexadas y así elevan su productividad académica, tal como lo plantea el Decreto 1279 de 2002?

El Plan de Desarrollo Nacional es un sistema que organiza en su interior la investigación y el nuevo modelo de indexación de revistas científicas -que sigue basando en citaciones pero medidas ahora con el índice H-, sistema que se torna “perverso” por lo contradictorio. Como responde a lineamientos de la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), no estaría mal preguntarse por el interés científico y por el cómo están interpretando el país y nuestras necesidades dicha entidad y el Gobierno.

Claramente el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación se propuso “incrementar la capacidad del país en identificar, producir, difundir, usar e integrar el conocimiento científico y tecnológico, con el propósito de mejorar la competitividad y contribuir a la transformación productiva del país” (Conpes 3582, 2009, citado por Colciencias, 2016). ¿Se logrará con este nuevo modelo de indexación?, máxime cuando el mismo entiende la “calidad” de la producción científica solo en términos de citación.

O deberíamos, sin dejar de ser vistos en la plataforma OJS (Open Journal Systems) y en los índices y bases de datos en los cuales ya estamos, seguirnos pensando desde lo que somos y podríamos llegar a ser y hacer en educación artística, por cuanto sigue siendo fundamental para nuestra facultad la consolidación de una comunidad académica comprometida con lo planteado en los primeros párrafos de esta editorial, y que se expresa claramente en los documentos y prácticas de acreditación. Sentimos, entonces, que este nuevo modelo va en contravía de esos procesos sustanciales para la existencia, visibilidad y divulgación de la educación artística en nuestro país.

Referencías

  1. Colciencias. (2016). Política nacional para mejorar el impacto de las publicaciones científicas nacionales. Bogotá: Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación.
  2. Colciencias. (2016). Modelo de clasificación de revistas científicas. Publindex. Bogotá: Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación .
  3. Editorial. (2017). Pensamiento, Palabra y Obra, 17, 3.