LAS ENTRAÑAS DE UN CUENTO

  • Juan Manuel Silva
Publicado
2017-05-07

Todo autor, por detrás de una muralla de explicaciones y de teorías que ha leído y
que incluso sostienen su narrativa, esconde un núcleo sobre el que pocas veces
reflexiona por la dificultad de hacerlo. Primero, y hay que plantearlo, no existe una
receta o un camino que pueda contener las posibilidades de resolución de una
historia. Esto tiene un sentido, puesto que implica el uso primordial de la
intencionalidad, de la imaginación cargada o subordinada por los afectos, lo que
determina el curso inicial de un cuento. El juego de ajedrez, las posibilidades que
pueden surgir, ese granito que se dobla sesenta y cuatro veces y cuya cifra que,
para desconcierto del príncipe que ha ofrecido pagarlo al sabio y que se da cuenta
de que con todas sus riquezas no lo conseguirá, es un pálido reflejo de las infinitas
posibilidades que tiene un cuento.

La descarga de datos todavía no está disponible.
Silva, J. M. (2017). LAS ENTRAÑAS DE UN CUENTO. Folios, (15), 83.86. https://doi.org/10.17227/01234870.15folios83.86