El valor social, ocupacional y formativo de la educación técnica secundaria en Colombia

  • Víctor Manuel Gómez
Publicado
1993-04-22

Estudio sobre la modalidad técnica en la secundaria.

Tal vez la principal contribución que ofrece la Educación Técnica Industrial para la política educativa en el nivel secundario es la realización de la deseabilidad y de la posibilidad de ofrecer una educación de carácter “bivalente” a todos los estudiantes, como alternativa a la secundaria tradicional, predominantemente académica. El carácter bivalente de la Educación Técnica la convierte en una modalidad de educación general, equivalente a la modalidad académica y además con un alto “valor” social, económico y formativo, para toda la juventud y para la sociedad. El trabajo práctico en los talleres es una importante experiencia formativa para toda la juventud, tanto en su contribución a la identificación de intereses y aptitudes, como en la formación de valores positivos respecto al trabajo en general y al trabajo técnico en particular. Estas son algunas de las razones por las que el modelo curricular básico de la Educación Técnica es cualitativamente superior al de la modalidad académica y, además, altamente deseable desde las perspectivas sociales, económicas y educativas ya analizadas. Sin embargo, hay dos dimensiones problemáticas de este modelo curricular que es necesario redefinir. La primera se refiere al proceso de Exploración Vocacional, la Selección de Especialidad en 7o. grado y la Especialización desde 8o. grado. La segunda es la definición del concepto de “especialidad” en el nivel de educación secundaria. Ambas dimensiones ya han sido analizadas en el acápite anterior sobre los aspectos negativos de la Educación Técnica.

La descarga de datos todavía no está disponible.
Gómez, V. M. (1993). El valor social, ocupacional y formativo de la educación técnica secundaria en Colombia. Revista Colombiana De Educación, (27). https://doi.org/10.17227/01203916.5308